Receta: Pasta de espelta con verduras con salsa fresca de basílico, nueces y parmesano

Sencillo, rico, y lleno de sabor. A tomar calentito en casa, a llevar como tupper para la oficina, o como ideas saludables para picnic.

Dificultad: fácil

Tiempo de elaboración: 40 min

Receta sin termomix. Receta sin horno.

ideas de tupper ideas de picnic

Ingredientes para 4 personas:

  • 325 gr de pasta de espelta
  • 1 cebolla roja grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 zanahoria violeta
  • 1 zanahoria amarilla
  • 2 zanahorias naranjas
  • 1 tomate grande (si posible, de la variedad costoluto genovese)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Sal al gusto

Para la salsa verde de basilico, nueces y parmesano (ver receta entera aquí):

  • 15gr de hojas frescas de basílico (tienen que ser frescas. Yo compro la planta en sí y tomo las hojas directamente de la planta)
  • 50gr de nueces
  • 40gr de parmesano rallado bien fino
  • 1 diente de ajo
  • 9 cucharadas soperas de aceite de oliva extra virgen
  • 1/2 cucharadita (tamaño cucharadita de té) de sal

Necesitarás:

  • Una sartén mediana para la cebolla y el ajo
  • Una cazuela pequeña para hervir las zanahorias
  • Una cazuela mediana para la pasta
  • Un colador
  • Una picadora de hielo para hacer la salsa pesto

La receta 🙂

1.- Empezamos cortando todas las verduras: Pela las zanahorias y córtalas en trozitos lo más pequeños posibles. Lava el tomate y córtalo en trozitos lo más pequeños posibles también. Lo mismo con la cebolla y el ajo: córtalos en trozos muy pequeños.

2.- En una cazuela mediana, pon agua hervir. Cuando hierva, añade la pasta de espelta y deja cocinar según el tiempo que te aconseja el fabricante.

En una cazuela pequeña, pon agua hervir. Cuando hierva, añade las zanahorias cortadas y deja cocinar un poco hasta que veas que están tiernas y aún algo crujientes (no queremos que nos queden blandas, simplemente “ablandarlas” un poco de su estado crudo inicial pero dejarlas algo crujientes). Con unos 3-4 minutos en agua hierviendo debería ser suficiente. Cuanto menos cocinadas estén, más propiedades de la zanahoria guardas para tu cuerpo 🙂

En una sartén mediana, pon dos cucharadas de aceite de oliva a calentar. Cuando esté caliente, baja a fuego bajo, y pon la cebolla y el ajo picados. Ves removiendo de vez en cuando y deja hacer a fuego bajo durante unos 8 minutos, hasta que la cebolla y el ajo se hayan enternecido y queden bien suaves. Es importante que vayas removiendo de vez en cuando para que no se te quemen.

3.- Cuando la pasta esté lista, escúrrela. Idem con las zanahorias.

En la misma cazuela que has utilizado para la pasta, vuelve a añadir la pasta escurrida, añade las zanahorias cocinadas, los tomates cortados y la cebolla y el ajo picados y cocinados. Mezcla todo con una cuchara de madera y añade sal al gusto (no demasiada si luego le vas a añadir la salsa fresca casera de basílico, nueces y parmesano).

Listo.

4.- Ahora vamos a por la salsa. Publiqué su receta la semana pasada, la puedes leer aquí. Te animo a probar de hacerla. Si tienes los ingredientes, es muy fácil de hacer y no tiene nada que ver con las salsas industriales.

5.- Sirve la pasta de espelta con verduras en platos, y añade la salsa al final. Mezcla todo bien y… listo para consumir 🙂

ideas de tupper ideas de picnicsalsa basilico nueces y parmesanoideas de tupper ideas de picnic

¡Buen provecho creadores! 😀

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s