Receta: Trufas de chocolate negro estilo belga: Bombones de chocolate negro cubiertos de cacao en polvo amargo con un contrastado relleno dulcemente acaramelado y cremoso

el

Díficil no querer uno más 😉 Esta es una receta que viene gracias a unos cursos online de cocina con mucho nivel que os invito a probar: www.atelierdeschefs.fr

Gracias a ellos, es fácil y divertido aprender a hacer cualquier receta por desafiante que parezca. Te explican trucos y consejos para saber sacar lo mejor de cada plato. Ayer quise probar la receta de trufas de chocolate negro recubiertas de cacao en polvo… ¡Están buenísimas! y, sorprendentemente, el resultado es de alto nivel, ya no hace falta ir a pastelerías o chocolaterías a comprar estos apreciados bombones! basta con una horita en casa, armarte de los sencillísimos ingredientes, y hacerlos tu mismo. Traje hoy a la oficina una muestra de las trufas… (la receta da para 40 trufas y en casa solo somos 2 😉 ) y en menos de 1hora todas las trufas volaron… Comentarios como « no sabia que estas trufas era algo que se pudiera hacer en casa ! » os animan a probarlas de hacer y sorprenderos de vuestras calidades de creadores 🙂

Si queréis hacer un pequeño detalle a un amigo, llevar un postre de alto nivel a cenas con amigos o familiares, es un postre ideal para fiestas y celebraciones, típico como postre de Navidad en Francia por ejemplo, para postres para cenas románticas, o simplemente como acompañamiento a un café o un té…

Para cuando quieras, un bombón de chocolate afrodisíaco 🙂

Dificultad: facil

Tiempo de elaboración : 30 min + 1h de frigo

Receta sin termomix y sin horno.

Ingredientes para unas 40 trufas de chocolate negro recubiertas de cacao en polvo:

  • 200gr de chocolate negro : Puedes utilizar chocolate para pasteleria-cocina, con un porcentaje mínimo de caca de 45% para un resultado mas suave –es el que he utilizado yo en esta receta-, o si te gusta mucho mucho el chocolate negro, utiliza chocolate negro con un mínimo de porcentaje de cacao del 60% hasta el 85%
  • 100 gr Cacao en polvo no azucarado: Es importante que sea no azucarado, de nada sirve cacao en polvo tipo Nesquick o Cola Cao, que son azucarados –y mucho-, ya que lo que queremos conseguir recubriendo la trufa con este cacao en polvo amargo es el contraste amargo-dulce en boca 🙂
  • Esencia de vainillia: Unas 4 gotas
  • 30gr de mantequilla (si quieres un toque « caramelo-sal », coge mantequilla salada)
  • 120 gr de azucar blanco bien fino
  • 12 cl de Nata o crema líquida

Necesitaras

  • Música de la que te gusta y te pone de buen rollo
  • Una sartén tamaño mediano-grande
  • Un bol tamaño mediano
  • Una cuchara pequeña
  • Una espatula de silicona
  • Papel de horno
  • Una manga pastelera o si no tienes, como yo, en su defecto puedes utilizar una bolsa de plastico de las de la fruta / verdura del supermercado que este limpia y sin olores. Haremos manualidades 🙂
  • Un plato o bandeja grande donde puedas esparcer los bombones y que a la vez te quepa en la nevera para dejar enfriar los bombones en la nevera
  • Una bandeja donde poner el cacao en polvo y poder « sumergir » en ella las trufas para que se embadurnen del cacao en polvo 🙂

 La receta 🙂

  1. Corta el chocolate en dados y déjalo en el bol donde haremos la mezcla. Lo utilizaremos luego.
  2. Déjate también preparado a un lado la cantidad exacta de mantequilla y de crema que necesitamos para la receta, que esté lista para servir, ya que luego habrá que actuar rápido en el momento de añadirlas en la sartén y será crucial no perder el tiempo midiendo entonces las cantidades 🙂
  3. Ahora vamos a hacer el caramelo líquido que le va a dar el sabor característico a esta trufa. Léete todo este punto antes de hacerlo para poder luego seguir los pasos de hacer el caramelo sin pausas entre medio, evitarás así que el caramelo te cristalice con el calor de la sartén y que se te hagan bolas:

Lleva una sartén mediana-grande al fuego (fuego a tope) y esperaremos a que esté muy caliente (sin añadirle nada, ni aceite ni mantequilla ni nada, solo calentamos la sartén).

Cuando la sartén esté ya muy caliente, espolvorea una parte del azúcar blanco, hasta que la sartén quede cubierta del azúcar (no te hará falta ponerlo todo). Una vez que el azúcar se haya caramelizado (lo será cuando se deshaga y cambie de color, pasará rápido, no esperes a que cristalice, solo queremos que el azúcar en polvo se vuelva líquido color caramelo 🙂 ), vuelve a cubrir la sartén con un poco más de azúcar, y espera a que éste se haya caramelizado Y sigue así, hasta que te hayas acabado los 120 gr de azúcar blanco. Por capas y poco a poco.

Azucar caramelizado

Azucar caramelizado

Azucar caramelizado

Azucar caramelizado listo :-)
Azucar caramelizado listo 🙂

Una vez hayas acabado de verter todo el azúcar y éste esté caramelizado, añade la mantequilla (tal cual, no hace falta que la cortes en dados) y aparta la sartén del fuego: coge la sartén por el mango y “masajea” la mezcla: mueve la sartén con la muñeca de manera que la mantequilla vaya recorriendo haciendo círculos todo el caramelo líquido, “masajeando” el caramelo. No pongas la sartén en el fuego, mantenla en el aire haciendo mover la mantequilla, hasta que ésta se haya deshecho y mezclado por completo.

Azucar caramelizado con mantequilla

Masajear - esparcer la mantequilla sin utilizar utensilios, pero con movimientos de la muñeca
Masajear – esparcer la mantequilla sin utilizar utensilios, pero con movimientos de la muñeca

Caramelo a la mantequilla y vainilla listo!

Ahora, baja el fuego a la mitad, coloca la sartén. Vierte la crema líquida y las gotas de esencia de vainilla. Repetimos el mismo ejercicio que con la mantequilla: mueve la sartén de manera que la crema y la vainilla se repartan por toda la sartén sin utensilios. Cuando tengas una mezcla homogénea, vuelve a poner la sartén en el fuego por unos 3-4 segundos, para que haga burbujitas y el caramelo se vuelva bien líquido. Haciendo atención que no cristalice.

Azucar caramelizado

azucar caramelizadoCaramelo a la mantequilla y vainilla listo!

Y directamente, antes de que el caramelo cristalice, viértelo en el bol con los trozos de chocolate 🙂 Ayúdate de una espátula de silicona para poder sacar todo el caramelo de la sartén y que caiga en el bol.

4. Con el caramelo caliente en el bol del chocolate, haz círculos muy pequeños e intensos desde el centro del bol con una cuchara para que el calor del caramelo se funda con el chocolate y haga fundir al chocolate a la vez que “unirse en uno”. Sigue dando vueltas con la cuchara desde el centro y envolviendo todo, sin parar, hasta que todo el chocolate se haya fundido y obtengas una masa homogénea y brillante. A esta mezcla se le llama “ganache”.

Mezcla intenso, concentrado en movimiento y pequeño, el caramelo con el chocolate hasta crear una mezcla brillante e homogénea con todo el chocolate fundido
Mezcla intenso, concentrado en movimiento y pequeño, el caramelo con el chocolate hasta crear una mezcla brillante e homogénea con todo el chocolate fundido

5. Coloca el bol en la nevera 20 minutos para que se enfríe la mezcla 🙂

6. Pasados estos 20 minutos, saca el bol de la nevera, y ahora, coloca toda la masa en una manga pastelera. Si no tienes, puedes coger una bolsa de plástico de las de fruta y verdura del super, y poner la mezcla alli. Cierra la bolsa quitando el aire y haciendo una forma de pico en una de las esquinas, cortas esa esquina y eso te servirá de manga pastelera de donde saldrá la mezcla cuando hagamos presión con las manos 🙂

En la encimera o en superfície lisa, expande una hoja de papel de cocina o papel para horno, y empieza a hacer las trufas como en la foto, dejando un poco de espacio entre unas y otras.

Haciendo trufas :-)
Haciendo trufas 🙂

trufas de chocolate negro

Cuando estén todos hechos, vuélvelos a meter en la nevera durante unos 15 a 20 minutos, no más.

7. Pasado este tiempo, dos opciones antes de barnizarlos con el cacao en polvo no azucarado: Bien los dejas tal como están, entonces tendrás trufas con diferentes formas (es lo que yo hice y como se ven en la foto), bien coges una a una, y dándole vueltas con las palmas de las manos les das forma de bola.

Una vez las tienes en la forma que quieres, en una bandeja, bol o fuente, vierte el cacao en polvo. Hunde las trufas en el cacao y embadurnéalas bien para que queden bien empapadas de cacao en polvo por toda su superficie exterior. Ves haciendo esto con todas. Sácalas, y listas para consumir 🙂

Empapando de cacao en polvo
Empapando de cacao en polvo

trufas de chocolate receta

Aguantan bien unos 4-5 días. Mejor guardarlas en el frigo pero antes de consumirlas dejar que se pongan a temperatura ambiente para que la trufa se ponga tierna. Justo después de haber acabado con la receta están perfectas para ser degustadas 🙂

trufas de chocolate receta

trufas de chocolate negro cacao receta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s