Receta vegetariana: Lasaña de berenjenas, mozzarella, tomates y pesto

Las berenjenas me encantan, y lo que más me gusta de ellas es la de platos que se pueden hacer con ellas. Al horno, a la parrilla, al vapor, o fritas, son sencillamente deliciosas y combinan super bien con una multitud de sabores. Y lo mejor: se encuentran a lo largo de todo el año.

El otro día nos sobraban berenjenas en casa, y unos cuantos envases de una buena mozzarella, y como que últimamente nos ha dado por comer sano y muuuchas verduras, nos inventamos este plato cuyos ingredientes dan un contraste de sabor muy rico. Os recomiendo servir este plato como aperitivo o entrante en cenas con amigos, a temperatura templada, tanto para verano como para invierno. Es muy sano y nutritivo al llevar sólo berenjena, tomate, mozzarella, salsa pesto y nada más. Y eso sí, original 🙂

La salsa pesto la puedes hacer tú mismo o bien comprarla ya hecha. A mí me pilló en un día perezoso así que la compré ya preparada y me ahorré tiempo. Si la compras preparada, te recomiendo que compres las que venden refrigeradas: al ser más frescas son más buenas.

Disfruta de esta invención de plato sanísima y ligera 🙂 Es además una receta fácil y rápida de hacer, cosa que en los tiempos de hoy se agradece 🙂

Dificultad: ¡Muy fácil!

Tiempo de elaboración: 20 min

Receta sin horno. Receta sin termomix.

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 berenjenas grandes
  • 2 tomates al punto (ni muy maduros ni nada maduros)
  • 2 envases con mozzarella de búfala
  • De 4 a 6 cucharadas soperas de salsa pesto (puedes comprarla ya hecha)
  • Aceite de oliva para freír las berenjenas (necesitarás bastante ya que las berenjenas son verdaderas esponjas)

Necesitarás…

  • Una sartén
  • Papel absorbente de cocina
  • Ganas de hacer un plato chulo decorándolo con cariño 🙂

La receta ;):

1.- Empezaremos con las berenjenas: Lávalas y pélalas. Córtalas en rodajas de 1 cm de grosor aproximadamente.

2.- En una sartén, pon un par de cucharadas de aceite de oliva y llévalo a fuego fuerte. Cuando el aceite esté caliente, baja a fuego medio y lleva a freír las rodajas de las berenjenas hasta que éstas estén tiernas y doradas por ambos lados. Las primeras alomejor te llevará un poco más pero a partir de las siguientes, cuando la sartén ya esté también caliente, irá muy rápido y casi en vuelta y vuelta las tendrás hechas, con lo que no dejes de echarles el ojo porque se queman rápido.

A medida que vayas teniendo rodajas de berenjenas tiernas, ponlas sobre una lámina de papel absorbente de cocina, y cúbrelas también con el papel absorbente. Así se absorberá el aceite sobrante y la lasaña no nos quedará aceitosa 🙂

3.- Cuando todas las láminas de berenjenas estén listas, mientras las dejas con el papel absorbente que vayan chupando el aceite, prepara los tomates: lávalos y córtalos en láminas de 1 cm de grosor. Una vez cortados en láminas, caliéntalos 5 segundos por cada lado en una sartén con un poco de aceite a fuego medio-alto. Tan solo 5 segundos por cada lado para que queden un poco más tiernos. No hace falta más.

4.- Escurre la mozzarella de búfala y córtala en láminas de un poco menos de 1 cm de grosor.

5.- Ahora sólo queda ponernos creativas y montar el delicioso plato 😉

En el plato en el que vas a servir, pon una rodaja de berenjena. Sobre ella, una rodaja de mozzarella. Sobre la rodaja de mozzarella, esparce una cucharadita de postre (tamaño cucharadita de café) de salsa pesto, bien repartida por toda la mozzarella. Sobre ella, pon otra rodaja de berenjena. Sobre esta segunda rodaja de berenjena, añade una rodaja de tomate. Sobre esta rodaja de tomate, añade una última rodaja de mozzarella, sobre la que añades una última cucharadita de postre de salsa pesto bien esparcida. Y ya tienes el timbal de berenjenas y salsa pesto 🙂

Repite esta misma operación con el resto de ingredientes. Con la cantidad de ingredientes que te he dado en la lista debería darte para 2-3 timbales por persona. Según el tamaño de la berenjena que hayas comprado puede que te de para unos cuantos “mini timbales” más. Si no te da suficiente para uno más, puedes poner los ingredientes que te sobren repartidos alrededor de la lasaña a modo de decoración cubiertos por un hilo de salsa pesto. Presentable y delicioso, qué más pedir 🙂

Listo para consumir
Listo para consumir
Con los ingredientes que te sobran puestos a modo de decoración ;)
Con los ingredientes que te sobran puestos a modo de decoración 😉

¡Que lo disfrutéis! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s