Una receta tradicional española: ¡Tortilla de patatas!

Quien no conoce la tortilla de patatas de España. Las hay de mil variantes. La básica es a base de huevo, patata y cebolla. Y el truco es dar con el punto exacto del huevo y patata en el que esté lista. Con los años han ido saliendo mil variantes todas ellas deliciosas: tortilla de patatas + calabacín, o de berenjena, o de pimientos rojos… ¡de todo! Incluso las he visto rellenas de sobrasada y también están de vicio… Puedes probar de añadirle los ingredientes que quieras que bien seguro el resultado será original y delicioso… Sin duda, la tortilla de patatas, sea sola o con verduras, es un plato que nos caracteriza y mucho. La encontrarás en la mayoría de los bares y restaurantes de toda España y verás que cada casa tiene su toque particular: unos la hacen más jugosa, otros más seca… para gustos, colores. Aquí se suele decir que la mejor receta de tortilla de patatas es la que hace tu mamá o tu abuela. Con lo que se entra en una competición de a ver quién es la mejor madre o abuela que hace la mejor tortilla de patatas entre familias… Al final, a todos nos gusta la nuestra 🙂 Pero sin duda no he conocido a nadie a quien no le guste este delicioso, sencillo y económico de plato de toda la vida.

Aquí va la receta para una tortilla básica de patatas, en honor a mi tradición 🙂 En mi casa es tradición hacerla con cebolla. La versión sin es idem a la que aquí te explico pero obviando los pasos de la cebolla 😉 (cualquier duda que tengas me escribes e intentaré resolvértelas).

Dificultad: fácil

Tiempo de elaboración: 50 min – 1hora

Receta sin termomix y sin horno. Receta económica.

Ingredientes para 6 personas:

  • 10 huevos grandes
  • 1kg de patatas blancas
  • 1 cebolla grande
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra
Sartén especial para hacer tortillas de patatas

Necesitarás…

  • Una sartén grande y antiadherente
  • Un plato más grande que la sartén para darle la vuelta a la sartén / tortilla
  • (en vez de los dos anteriores, puedes comprarte una sartén especial para tortillas: las venden en tiendas de cocina o en grandes almacenes como El Corte Inglés y básicamente se trata de dos sartenes juntas para que darle la vuelta a la tortilla no sea un problema 😉 )
  • Una sartén pequeña o mediana para sofreír la cebolla
  • Papel absorvente de cocina
  • Un bol grande donde batir los huevos y hacer la mezcla de patatas y huevo
  • Un colador

La receta ;):

1.- Pela las patatas y lávalas con agua para limpiar los restos de suciedad. Una vez peladas y lavadas, sécalas con papel absorbente de cocina y córtalas en láminas de casi 1 cm de grosor (ni muy muy finas, ni gruesas, finas pero sin que sean exageradamente finas 😉 ). Espolvoréales un poco de sal y resérvalas.

2.- En una sartén grande (es importante que sea antiadherente para que no se te quede la tortilla enganchada y se te destroce a la hora de querer girarla), añade un chorrito de aceite de oliva y llévalo a fuego medio. Aquí mi madre siempre me decía que el aceite tenía que ser bueno. Y siempre utilizábamos uno que compraba a unos agricultores en Andalucía (Benjumea), virgen extra de oliva, con intensidad de sabor 1, que ya solo el aceite solo con el pan estaba de requetechupete. Con lo que si tienes un aceite bueno en casa, mejor que sea éste 🙂

Cuando el aceite esté caliente, baja a fuego bajo y añade las láminas de patatas a la vez que las vas volteando hasta que se doren un poquito (no demasiado). Este proceso te llevará unos 20 minutos. Con este tiempo, se emblandecerán y tostarán lo justo. Es importante que las vayas removiendo de vez en cuando para que no se quemen de un lado pero del otro no.

3.- Mientras, en un bol grande pon los huevos, añade una pizquita de sal, y bátelos.

4.- A por la cebolla: pélala y córtala en trozitos muy muy pequeños (a mí me gustan cuanto más pequeños mejor).

5.- En una sartén pequeña o mediana, añade una cucharada de aceite de oliva y pon la sartén a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté caliente, añade la cebolla y remueve. Deja calentar hasta que la cebolla se haya dorado (te llevará unos 10 minutos aproximadamente).

6.- Cuando la cebolla se haya dorado, apaga el fuego y añade los trozos de cebolla dorados al bol donde tienes los huevos batidos.

7.- Cuando las patatas ya estén hechas, pasa las láminas de patatas por un colador para que se escurra el exceso de aceite de las patatas. Cuando el aceite se haya escurrido, añade las láminas de patatas al bol donde tienes los huevos batidos y la cebolla. Mezcla todos los ingredientes y déjalo reposar durante 15 minutos. Así, la patata absorberá bien la mezcla del huevo así como la cebolla. Todos los ingredientes cogerán el sabor del de todos 🙂

8.- Cuando ya hayas dejado reposar, en la misma sartén en donde has freído las patatas, (si no te queda nada de aceite añade un par de cucharadas soperas más hasta que se calienten) y pon la sartén a fuego medio-alto (no alto del todo). Cuando el aceite esté caliente, añade la mezcla de huevos, cebolla y láminas de patatas y deja freír durante unos 4 minutos. Pasados estos 4 minutos o cuando veas que la base ya se ha formado y ya no es líquida, dale la vuelta a la sartén. ¿Cómo? Coge un plato que sea más grande que la sartén, ponlo boca abajo encima de la sartén, y con un movimiento muy rápido y ágil dale la vuelta a la sartén. ¡La debes girar muy rápido! Así, ahora tendrás la tortilla en el plato con la parte más hecha en la parte superior. Ahora, déjala caer desplazándola de lado a la sartén de nuevo, de manera tal que la parte menos hecha quede en la parta baja de la sartén.

Déjalo cocer durante otros 4 minutos más. Y ya estará.

Aquí hay un universo de opiniones de cuándo verdaderamente una tortilla de patatas está o no hecha: a mi me gusta hecha por fuera pero jugosa por dentro, hay a quien le gusta toda jugosa (que cuando al partes con un tenedor te salga la mezcla cremosa y casi líquida), y hay a quien le gusta muy seca (sin nada de cremosidad). Para gustos, colores. La que yo os pongo aquí es hecha por fuera (arriba y abajo) pero jugosa y tierna en su interior (la aprendí de mi mama que a su vez ella aprendió de su mama!).

Si la preferís más hecha, solo tenéis que dejarla cocer un rato más hasta que la veáis a vuestro punto. O ir haciendo tortillas hasta que déis con el punto que os gusta. Como buenas están igual, podéis ir probando 🙂

¡Buen provecho!

Nota: Si quieres, en lugar de con cebolla normal puedes usar cebolla caramelizada. Le dará un toque más dulce a la tortilla 🙂

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Deborath dice:

    Tu receta es maravillosa!!!!
    Intentaré hacerla!!!! 🙂
    Y gracias al hecho de que, para describirla, usaste el imperativo, la tomè para hacer un trabajo en la universidad!!!
    Doblemente gracias!!!! 🙂

    1. Mccita dice:

      Gracias a ti por tu alegria!!!

      1. Deborath dice:

        😀
        No sé si entiendes italiano, pero yo también tengo un blog en WordPress, y me haría feliz si quisieras visitarme….
        Buen domingo y hasta pronto… 🙂

  2. Santi dice:

    Ehhh qué buena onda! Voy a probar a ver cómo me salen!

  3. Santi dice:

    Me quedó buenísima!! Muchas gracias por la receta!!!

    1. Mccita dice:

      Me alegro mucho Santi! qué bien!! Deseo que la hayais disfrutado muuuuucho! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s