Receta para invierno: Berenjenas rellenas con carne y tomate, al vino y aromatizadas

Llega el frío y el cuerpo pide calor. Recetas calientes, que den aroma, y despierten los sentidos. Aquí os paso una receta contra el frío, completa al llevar verdura y proteínas, y que sienta fenomenal en estos días de frío. A la receta básica de berenjenas rellenas le hemos añadido especies para tener un sabor un poco más exótico y algo de vino y la verdad es que el resultado es delicioso. Gustará tanto a niños como a adultos. Anímate a probarla y tu paladar y tus sentidos lo agradecerán! 🙂 Es perfecta como plato principal para una cena con amigos en casa.

Dificultad: fácil (solo que lleva tiempo)

Tiempo de elaboración: 2 horas aproximadamente

 

Ingredientes para 6 personas:

  • 6 berenjenas pequeñas
  • 340 g de carne picada, puede ser de cerdo o de cordero
  • 1 1⁄2 tazas de queso parmesano rallado
  • 3⁄4 taza de aceite de oliva 
  • 3⁄4 taza de vino tinto
  • 7 dientes de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 2 tazas de tomate triturado (lo puedes comprar ya hecho)
  • 4 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 1⁄2 taza de harina blanca
  • 2 tazas de leche entera
  • 2 yemas de huevo
  • Sal y pimienta negra 
  • 2 cucharadas de orégano seco
  • 1⁄4 cucharadita de canela en polvo

Necesitarás…

  • Un bol donde picar la carne de la berenjena
  • Una sartén muy grande (si lo haces para 6 personas, sino, una sartén grande estándar)
  • Papel absorbente de cocina (unas 6 hojas)
  • Una cuchara de madera
  • Una cazuela mediana
  • Papel de horno
  • Tiempo 😉

La receta 🙂 :

 

1.- Saca las bandejas de horno del horno y precalienta el horno a 180º calor arriba y abajo.

2.- Lava las berenjenas y córtalas por la mitad de manera que se partan en dos. Una vez partidas en dos, con una cuchara, saca la carne de la berenjena pero deja un 1 cm aproximadamente de grosor de carne de berenjena desde la piel de la berenjena. Pon la carne de la berenjena en un recipiente.

3.- Pica la carne de la berenjena con un mortero o con una cuchara. Una vez hecho, apártalo para después.

4.- Ahora, en una sartén grande, pon 1/4 de taza de aceite de oliva y llévala a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté caliente, añade las 6 berenjenas vacías y ves volteándolas hasta que se doren. Necesitarás unos 5 minutos. Cuando estén doradas, apaga el fuego, y envuelve las berenjenas en papel absorbente de cocina para que el papel chupe el exceso de aceite de las berenjenas. Déjalas así, envueltas con el papel.

 

5.- Ahora vamos a por el relleno: en una sartén grande (puede ser la misma que antes, pero entonces antes límpiale el aceite que has usado para calentar las berenjenas), pon 1/4 de taza de aceite de oliva y llévalo a calentar a fuego medio-alto.

Mientras el aceite se calienta, pica el ajo y la cebolla en trozos bien pequeñitos. Cuando el aceite esté caliente, añade el ajo y la cebolla bien picados y ves removiendo de tanto en tanto. Has de conseguir que queden blanditos y eso puede llevarte unos 7 minutos.

Cuando veas que el ajo y la cebolla están blandos, añádele la carne picada. Antes de volcar la carne picada, corta un poco la carne picada con un cuchillo para separar las partes que están enganchadas y así asegurar que sean trozitos pequeños de carne picada y no trozos grandes.

Cuando tengas la carne picada ya en el fuego, añade sal y pimienta al gusto. Ves removiendo y cuando empieces a ver que la carne se dora (te llevará unos 5-6 minutos a fuego medio-alto), baja el fuego a fuego bajo y añade a esta sartén (ya dije que debía ser muy grande 😉 ) la carne picada de las berenjenas, los tomates triturados, el orégano, la canela y el vino. Añade un poquito más de sal y pimienta (para condimentar las verduras) y remueve con una cuchara de madera para que queden todos los ingredientes mezclados y deja cocinando a fuego bajo durante unos 45 minutos. Ves removiendo de vez en cuando para que todo se cocine de forma homogénea.

6.- Cuando hayan pasado estos 45 minutos, mira si la salsa ha espesado. Si ha espesado (si no lo ha hecho, sigue a fuego lento hasta que espese), apaga el fuego y retira la sartén del fuego.

7.- Ahora vamos a por la salsa bechamel: En una cazuela, pon la mantequilla y lleva la cazuela a fuego medio-alto. Remueve con una cuchara hasta que ésta esté desecha.

Cuando esté desecha, añade la harina y remueve constantemente durante unos 2 minutos hasta que se empiece a tostar y quede suave. Vigila que no hayan grumos, sino, sigue removiendo hasta que quede toda lisa.

Entonces, agrega la leche y sigue el mismo proceso: remueve sin parar durante unos 10 minutos mínimo, hasta que quede una mezcla homogénea.

Pasados estos 10 minutos, apaga el fuego, retira la cazuela del fuego, y añádele a la mezcla las yemas de huevo y 3/4 de taza de queso rallado. Condimenta con un poco de sal y pimienta y remueve todo con una cuchara de madera insistiendo hasta que te quede una mezcla homogénea, equilibrada y suave. Te llevará unos dos minutos. Déjalo de lado.

8.- Llegó el momento de juntarlo todo 🙂 :

Pon papel de horno encima de las bandejas de horno. Encima de las bandejas de horno forradas con el papel de horno, pon las unidades de berenjena (la piel sin su carne) boca arriba a modo de cuenco.Rellena cada berenjena con la mezcla de carne que has hecho en la sartén. Una vez rellenadas, añádeles por encima una cucharada sopera de bechamel a cada una (y una vez repartida una cucharada sopera de  bechamel a cada berenjena, si te sobra bechamel, añade equitativamente a cada berenjena) y por encima espolvorea el queso rallado restante que te sobra de la receta.

Llévalas al horno y déjalas cocinado durante 20 minutos. Pasados estos 20 minutos, cubre las berenjenas con papel de aluminio para que la superficie no se queme. Sube la temperatura a 200ºC y déjalo cocinando durante unos 8-10 minutos (como siempre digo: cada horno es un mundo con lo que pasados los primeros 25 minutos de las berenjenas en el horno, ves vigilando para que no se te pasen y quítalas cuando veas que la carne de la berenjena está tierna y la bechamel hierve y ha dejado de tener un color blanco para pasar a un color doradito.

Cuando estén, apaga el horno y retíralas del horno. Deja enfriar un poco… et voilà! Llevó su tiempo pero mereció la pena, ¿verdad?

🙂

PD: Como acompañamiento, unas patatas al vapor quedarán fenomenal 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s