Receta: Pecado (porque lo es ;) de coulant de chocolate negro

Ayer, un cocinero crack estuvo en casa y me explicó cómo hacer un coulant de chocolate negro, que no fuera muy dulce pero con el más puro sabor del chocolate negro. Y lo llevamos a la práctica 🙂 La verdad, la receta en sí no es muy difícil, lo “difícil” es saber reconocer el punto de cuándo es el momento idóneo para sacarlo del horno para que no sea ni demasiado líquido ni demasiado hecho por dentro. Aquí va no solo la receta sino también los trucos necesarios para que el coulant que vayas a servir esté en su punto perfecto y delicioso 🙂

Dificultad: Fácil!

Tiempo de elaboración: 20 minutos (sin contar el horno)

Receta sin termomix.

Ingredientes para 4 coulants:

  • 100g de chocolate negro fondant para postres (cuanto más negro, es decir, más % de cacao, mejor)
  • 100g de mantequilla
  • 60g azúcar blanco
  • 37,5g Harina blanca
  • 2 huevos

Necesitarás…

  • Una cazuela mediana
  • Un bol apto para el baño maría (yo utilizo los del ikea de ensaladas tamaño mediano)
  • Una espátula de silicona
  • Un bol pequeño donde comerías tus cereales
  • Una batidora (no eléctrica, sino con la que batirás la mezcla)
  • 4 moldes pequeños donde hacer el coulant que puedan ir al horno: mejor que no sean de silicona porque al cogerlos al sacarlos del horno podrías aplastar el coulant. Mejor si son de aluminio y lisos.

La receta :):

Baño María

1.- Precalentar el horno a 220ºC. No saques la mantequilla del frigo hasta que te lo indique 😉

2.- Poner un poco de agua en una cazuela (unos dos centímetros de grosor de capa de agua) a calentar al fuego y pon el fuego muy alto. Cuando el agua esté caliente, añade el bol dentro de la cazuela para calentarlo al baño maría.

Derretir el chocolate y la mantequilla al baño maría

3.- Saca 100g de mantequilla del frigo, y córtala en trozos. Corta también los 100g de chocolate en trozos y pon tanto la mantequilla como el chocolate a calentar en el bol al baño maría. Remueve delicadamente sin parar.

4.- Cuando empiece a deshacerse tanto el chocolate como la mantequilla pero aún queden “restos” de mantequilla y/o chocolate, retíralo del baño maría para que el chocolate no llegue a hervir  y la mezcla no se caliente demasiado, y continúa removiendo hasta que queden los dos ingredientes bien derretidos y mezclados.

Acabar de derretir fuera del fuego para que no hierva

Para acabar, bátelo fuertemente durante unos 2-4 minutos con una cuchara “batidora” como en la foto para que la mezcla quede bien mezclada.

5.- Ahora pon en un bol pequeño dos huevos y 60g de azúcar blanco y bátelo todo hasta que te quede bien mezclado y sin tropezones.

Batir fuerte la mezcla para que no hayan grumos ni bolas

6.- Ahora añade la mezcla de huevos y azúcar al bol donde tienes la mantequilla  y el chocolate fundidos y bátelo bien fuerte y sin parar con la cuchara batidora (también se puede hacer con una batidora eléctrica) durante unos 2-3 minutos.

7.- Una vez la mezcla empieza a tener una textura suave tipo mousse, ves añadiendo la harina poco a poco, pero ¡ojo! no la añadas toda de golpe o se te harán bolitas. Añade una pequeña cantidad (una cucharada sopera) espolvoreando la harina sobre la mezcla, y bate bien todo otra vez hasta que este poquito de harina haya quedado bien repartido. Cuando esté bien repartido y textura suave de nuevo, vuelve a añadir otra cuchara sopera de harina espolvoreando con cuidado la harina sobre el chocolate y vuelvelo a batir todo enérgicamente hasta que quede todo bien mezclado y con una textura suave y sin grumos de nuevo. Repite este proceso hasta que te hayas acabado los 37,5 g de harina que hay que poner. Reserva la mezcla hasta después.

Moldes preparados

8.- Ahora toca preparar los moldes individuales para que el coulant no se enganche y podamos sacarlos luego de él con facilidad: Calienta un poco la mantequilla -sólo 15 segundos al micro o al baño maría-, de manera que no quede líquida, solo un poco desecha, para que puedas untar bien los moldes individuales con mantequilla. Puedes ayudarte con una servilleta: pon la mantequilla en la servilleta y luego pasa esta servilleta por el molde de manera que quede el molde todo untado de mantequilla.

Luego añade una cucharada de postre de harina blanca en cada molde y reparte bien la harina por todo el molde como has hecho con la mantequilla. Al final, deben quedarte así:

A puntito para ir al horno!

9.- Llegó la hora de ponerlo en los moldes…: Reparte la mezcla entre los 4 moldes individuales. Los moldes deben quedar bien llenos, casi hasta el final del molde. Y llévalos al horno durante 7 minutos. Pasados estos 7 minutos, mira a ver si aún están demasiado líquidos. ¿cómo? suavemente (muy suave para no romperlos) toca con el dedo la parte superior de uno de los coulants y si ves que si lo hicieras más fuerte se rompería -que es como unas aguas resbaladizas :p-espera unos 2 minutos más. Si ves que ya es un bizcochito en un 1cm de grosor aprox en la capa superior, retíralos del horno. Si no estás seguro, puedes retirar uno y ver si sacar los otros o esperar. Yo con 9min tuve suficiente y me quedaron en el punto perfecto. Lo deberás ver con tu propio horno pero el mínimo serán 7 y el máximo creo que 10 minutos.

Recién salidos, aspecto sin desmoldar.

10.- Una vez fuera del horno, MUY SUAVEMENTE, pon el coulant en un plato y retira delicadamente el molde para que te quede sólo el coulant en el plato sin el molde. Et voilà! 🙂

Recién hechos y desmoldados

Lo puedes acompañar con lo que quieras. En restaurantes se suele acompañar con crema de vainilla, con helado de turrón, con sorbete de frambuesa… o solo, da igual, es un pecado que de por sí está buenísimo!

Coulant resultado final, ¡ñam!

Coulant por dentro: ¡Perfecto!
Anuncios