Receta: Quiche de calabacín, berenjena, cebolla y queso de cabra (yummy!)

Hoy vienen amigas a cenar a casa y es de esas cenas en las que cada una trae algo: una quiche de verduras es un plato que no es difícil de digerir. que gusta, que puedes hacer incluso un día antes y simplemente calentarla en el horno antes de que lleguen para que esté en su punto, y que combina con cualquier entrante que traigan (ya sean ensaladas, nachos, frutos secos…). Hacerlas no es nada difícil y no lleva mucho tiempo, y aunque la que yo os voy a explicar aquí es la que yo suelo hacer de calabacín, berenjena, cebolla y queso de cabra (una combinación de sabores que a mí me encanta ;)), podéis elegir hacerla con las verduras que queráis (las que queráis! con las quiches puedes combinar los sabores que os apetezcan: haz pruebas y te sorprenderás de lo ricas que pueden llegar a estar!!). Para ello, en lugar de utilizar las verduras que yo pongo, pon en su lugar las que tu quieras (sean setas, sean pimientos, sea lo que sea). Si al final te sobran verduras porque has comprado en cantidad -y en el último momento, cuando ya las tienes hechas ves que no “entran” en la quiche-, las puedes utilizar como acompañante a la quiche o para cenar al día después 🙂

La combinación que aquí os pongo está buenísima!

Dificultad: Fácil

Tiempo de preparación: 45 min – 1h (sin contar el tiempo del horno)

Receta sin termomix

Ingredientes para 4-8 personas (4 si se utiliza como plato principal, 8 si se utiliza como acompañamiento):

1 masa de hojaldre o masas para quiche (o masa quebrada)

3 huevos medianos o grandes

200 ml de nata líquida culinaria

1 calabacín (si te da perezca cortarlo, puedes comprarlo ya trozeado. En el Mercadona lo venden en la sección de congelados y seria poner media bolsa)

1 berenjena pequeña

1 cebolla (idem que con el calabacín: si te da perezca cortarla, puedes comprarla ya troceada. En el Mercadona la venden en la sección de congelados y seria poner media bolsa)

De 5 a 8 rodajas pequeñas de queso de cabra

Perejil, Sal y Pimienta (blanca o negra)

Un chorrito de aceite de oliva

Necesitarás…

Un molde apto para el horno para poner la quiche

Un bol en donde tomarías tus cereales

1 sartén

ya 😉

La receta 🙂

Pedacitos de berenjena

1.- Precalienta el horno a 190ºC

2.- Corta las verduras en cubitos pequeños

3.- Pon a calentar a fuego medio una sartén con un chorrito de aceite de oliva y cuando éste esté caliente hecha las verduras cortadas (en mi caso: la berenjena, el calabacín y la cebolla) a sofreír hasta que las veas blanditas.

Sofreír las verduras

Mientras, si el perejil lo has comprado fresco, aprovecha para picarlo: lo necesitarás picadito para la receta.

4.- Si ya lo tienes cortado, te puedes saltar el paso anterior 😉 En un bol  bate bien los huevos. Cuando estén batidos, añade la nata, la sal (2 puñaditos pequeños), la pimienta (al gusto: yo no soy muy pimentera con lo que le hecho solo un puñadito pequeño, pero si te gusta puedes echarle hasta tres. Puede ser pimienta blanca o negra) y el perejil picado (a mí el perejil me gusta mucho el sabor que le da a la quiche, con lo que le hecho una cantidad como en la de la foto y la verdad es que queda muy rica!). Sigue batiendo todo hasta que quede todo bien mezclado.

Cantidad que me gusta de perejil
Pinchando la masa con un tenedor

5.- En el molde que hayas elegido, coloca la masa y pínchala con un tenedor como en la foto de al lado.

Al final debe quedarte toda pinchadita:

Masa pinchadita 😉

Una vez pinchada, colócala en el horno unos 5 minutos (ya debería estar el horno caliente a 190º).

Verduras a la masa!

6.- Transcurrido este tiempo, sácala del horno (¡cuidado no te quemes!) y reparte por toda la superfície la mezcla de las verduras. A mí esta quiche me gusta “bien rellenita” de verduras -y por lo que he aprendido de otras veces, a la gente también ;)-, con lo que pongo una cantidad tal que cubre toda la base y hace unos 2cm de grosor (aprox., ver foto)

Una vez las verduras ya están puestas, añade al molde la mezcla de los huevos y la nata con cuidado de que no golpee demasiado la masa y se rompa.

Y ahora, la mezcla!

Esta mezcla es la base básica para TODAS las quiches que quieras hacer. Con esta mezcla + la mezcla de los ingredientes que quieras puedes inventarte las quiches que desees.

7.- Ahora llega la hora de darle el toque con el queso de cabra: Tienes dos opciones: o bien trocea el queso de cabra y repártelo equitativamente por la masa, o bien pártelo en rodajas y distribúyelas por encima de la quiche.

Y ahora… al horno! 🙂 Necesitará 30 minutos a 190 grados y ya estará lista para servir. Recuerda que cada horno es un mundo con lo que estate atenta a que no se te queme y tampoco la saques antes de tiempo: tienes que ir haciendo la prueba del tenedor: pincha la quiche con un tenedor y cuando éste te salga limpio después de haber pinchado, es que la quiche ya está en su punto! Apaga el horno, sácala del horno, y a servir!

A comer, yummy! 🙂
Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Evita dice:

    Yo en lugar de nata, que no me sienta demasiado bien 😦 , le pongo ricotta (queso italiano) y también sale estupenda, es una alternativa!

    1. mccita dice:

      mmmm! no lo había pensado! La próxima lo pruebo, seguro que queda riquísima! Gracias por el consejo! 🙂

  2. mercevendrell dice:

    Acabo de elaborar esta receta y quedo bueeeniiiiissima!!!!! 🙂

    1. Mccita dice:

      Me alegra mucho!! Soy fan de quiches: faciles de hacer y se pueden combinar de muuuchos sabores segun lo que te apeteZca! Que sigas haciendo las cosas asi de ricas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s